EL SACRIFICIO

Definición de sacrificio: 1-Esfuerzo, pena, acción o trabajo que una persona se impone a sí misma por conseguir o merecer algo o para beneficiar a alguien. 2-Ofrenda hecha a una divinidad en señal de reconocimiento u obediencia, o para pedir un favor.

 

¿Llevas a cabo algún sacrificio?… ¿de qué tipo es o son?, ¿qué objetivo persigues con ellos?…¿has sacrificado alguna vez algo por amor?…

 

Creo que la mayoría de nosotros ha practicado esta acción ya que venimos con creencias y programas en los que el sacrificio era el único modo de demostrar amor, fidelidad o lealtad a los seres queridos.

 

Hablo con los residentes del centro geriátrico donde también trabajo y me conmueve escucharles contarme historias en las que el sacrificio es el único protagonista. Guerra, pobreza, desigualdad, obediencia, supervivencia…Padres que pasaban hambre porque le daban lo poco que tenían a sus hijos, matrimonios de conveniencia donde nunca hubo amor, hijas sin derecho a elegir porque sus padres ya han decidido que su destino está dando cuidados al resto de la familia, hijos que no pueden trabajar en lo que le gusta porque es impensable no seguir con el negocio familiar, mujeres a las que les han sido infieles o a las que se les ha maltratado y lo han vivido como parte de su relación…

Cuántos de nuestros bisabuelos, abuelos y padres  han dejado a un lado sus sueños, su felicidad, para que nosotros pudiésemos cumplir los nuestros y ser felices. “Hijo, yo seré feliz si te veo a ti feliz”, “Yo no necesito nada, hijo, a mí me hace mucho más feliz que lo tengas tú”, “Mi felicidad no importa, yo sólo quiero ver la tuya”…

Y así se lo han transmitido, así lo han creído y así lo han llevado a cabo… ¿pero creéis que lo han sentido así?, ¿renunciando por nosotros han sido realmente felices?…

¿Y nosotros, nuestra generación… somos coherentes con la práctica del sacrificio?… Me he encontrado, más casos de los que me gustaría, en los que la persona que está posponiendo su felicidad por alguna causa o persona no vive en coherencia y por tanto, no se siente feliz. Pero lo peor de todo es que no son conscientes o si lo son, viven resignados porque creen que eso es lo que deben hacer.

Estoy segura de que muchos de vosotros conocéis a alguien que ha continuado el negocio o profesión de su padre sin gustarle, o sabéis de parejas que conviven sin que quede nada de amor entre ellas para que los hijos no sufran o porque no pueden darle ese disgusto a sus padres, o de amigas/os atormentadas/os con la relación que tienen con alguno de los miembros de su familia pero no pueden sacarlos de sus vidas por eso, porque son de su familia!!!.

Ayyy, las fidelidades familiares, qué poder tienen sobre nosotros!!! Dichas fidelidades siempre han estado presentes pero creo que si algo ha cambiado con el paso del tiempo es que ahora tenemos más alternativas para deshacernos de ellas o por lo menos vivirlas en coherencia, sin embargo, seguimos atrapadas en ellas, ¿por qué?… Por miedo al rechazo, por ese sentimiento inconsciente de no ser capaces de sobrevivir si somos excluidos de nuestro clan, en resumen, por supervivenci

Si queréis saber más de este tema os recomiendo el libro de mi compañero Jesús Javier González Calderón, “El inconsciente arcaico y la ética humana”, en el que explica de una forma breve y clara la influencia de nuestras creencias heredadas para que aprendamos a distinguirlas y así poder cambiarlas.
Si volvéis a leer la definición que os he puesto al principio le daréis más sentido: el sacrificio es la acción que nos imponemos para conseguir nuestro lugar, ese lugar que nos asegura protección y ayuda. Y pensad…¿quién es vuestra divinidad a la que hacéis ofrendas por obediencia o a cambio de reconocimiento?…


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5