Transgeneracional 13.4

Rompiendo los ecos del pasado

El transgeneracional, tal como lo entendemos, proviene de la psicogenealogía.

La psicogenealogía se apoya, entre otras herramientas, en la construcción de un árbol genealógico de forma conjunta entre el terapeuta y el paciente a partir de datos de la historia familiar que se recuerda. Este trabajo terapéutico permite que emerjan sentimientos durante el proceso. La tarea incluye la desprogramación de los lazos que unen a la persona con sus ancestros, para comprender las escenas que se juzgaron y los escenarios donde los sucesos tuvieron lugar, con el objetivo de poner luz, encontrar posibles orígenes de lo que a la persona le sucede aquí y ahora y poder explicarlo.

El análisis transgeneracional estudia la información relativa a los fenómenos, las circunstancias, las memorias dolorosas, los secretos y los silencios de los ancestros que influyen en las generaciones descendientes.

El estudio transgeneracional nos permite:

  • Desentrañar los programas que nos hacen vivir situaciones repetitivas o excesivas.
  • Tomar conciencia de nuestra interrelación con nuestro clan y con nuestro entorno.
  • Comprender que la información no se pierde, que se transmite de padres a hijos con el objetivo de que alguien del clan pueda liberar y transformar dicha información. A esto le llamamos ecos del pasado

Sigmund Freud inauguró el enfoque transgeneracional en el libro “Tótem y tabú”, al referirse a la transmisión inconsciente de generación en generación. Luego, varios autores franceses, americanos y alemanes hicieron valiosas aportaciones al movimiento de investigación transgeneracional, brindando conceptos y herramientas terapéuticas.

Al hacer el árbol genealógico, hay que tener en cuenta las repeticiones. Las repeticiones es uno de los aspectos más importantes; veamos algunos ejemplos:

  • Personas que sufren o mueren de la misma enfermedad; hay que prestar atención a las fechas.
  • Personas que han vivido situaciones traumáticas a la misma edad.
  • Accidentes que se repiten en la misma fecha.
  • Relaciones o matrimonios del mismo tipo. Situaciones de pareja que se repiten (por ejemplo, si varias mujeres que establecen relaciones con hombres maltratadores).

También hay que buscar:

Los excesos, es decir, acontecimientos que sobrepasan lo habitual o general.

Los silencios tienen una base emocional muy clara: la vergüenza, el miedo al rechazo social o familiar, el miedo a quedar fuera del clan. Es por ello que las personas esconden violaciones, adulterios, asesinatos, maltratos, herencias, hijos ilegítimos, incestos, niños que nacen enfermos o discapacitados, adicciones, muertes inesperadas que se convierten en duelos no realizados, entre muchos otros. Todos estos secretos se instalan en la primera generación y son ignorados por la segunda. Pero, de alguna forma, éstos acaban saliendo, se acaban escapando en forma de obsesiones, búsquedas, sufrimientos, pesadillas, enfermedades graves o accidentes. El programa también se puede manifestar indirectamente en la tercera y cuarta generación y a veces durante más de un siglo.

Otro de los puntos a buscar son las creencias. Las creencias están basadas en experiencias propias, aprendidas o heredadas. Y son las que SUSTENTAN A CUALQUIER PROGRAMACIÓN de conducta, pensamiento o emocional. Teniendo esto claro, no solo buscaremos, detectaremos y observaremos los programas perjudiciales, sino que nos ayudará mucho ver las creencias limitantes que los sostienen y la situación inicial que los originó. Estos son algunos ejemplos de creencias limitantes:

  • «Los chicos no lloran»,
  •  «Nadie se hace rico trabajando»,
  • «El mundo es un lugar peligroso»,
  • «No te puedes fiar de las personas»,

“Lo que no se ha podido expresar con lágrimas ni con palabras se expresa después con dolores, por falta de palabras para decirlo […] En los silencios está la clave del árbol; callamos por el bien de los demás, y esto se convierte en nuestras enfermedades”.

Anne Schützenberger.

¿Por qué se repiten los hechos?

Probablemente existan varias respuestas. Nosotros, decimos que los sucesos que conforman el drama familiar, que se reflejan en la información sobre las fechas, los nombres o las profesiones, conforman una masa conflictiva en el inconsciente de la familia. Duelos no realizados, proyectos no terminados, deseos profundos no cumplidos y vidas no vividas, forman parte de esta masa conflictiva que pasa a las siguientes generaciones.

Los hechos se reviven en situaciones similares para poder darles una nueva lectura, gestionarlos desde una nueva comprensión y así trascender dicha información familiar. A lo que llamamos reparación.

Una película que te ayudaría a comprender el transgeneracional es:

Si quieres saber más sobre el análisis del transgeneracional puedes inscribirte en uno de nuestros talleres.

Información de talleres

También puedes pedirnos cita para la realización y analizar tu árbol.

Pedir cita

También puedes seguirnos en:

 

Carga tipografia

Carga tipografia

3